a5

Puerto Antioquia, un proyecto que pronto será realidad

El futuro de Urabá y del comercio internacional en Colombia se vislumbra con un brillo prometedor, gracias al ambicioso proyecto de Puerto Antioquia, que está a punto de convertirse en una realidad tangible para el progreso regional y nacional.

El periodista Juan Diego Ortiz Jiménez, en una exhaustiva investigación para el periódico El Colombiano, revela los detalles fascinantes de este megaproyecto que promete transformar la región.

Andrés Felipe Hoyos, vicepresidente institucional del proyecto, describe a Puerto Antioquia como una inyección de desarrollo equiparable al impacto acumulado de siete décadas del sector bananero en Urabá. Se proyecta que anualmente llegarán inversiones por más de 20 millones de dólares a la región, triplicando el movimiento de mercancías hasta alcanzar los 7 millones de toneladas anuales.

La magnitud del proyecto se refleja en las proyecciones de generación de empleo, con estimaciones que sugieren la creación de 17.000 nuevos puestos de trabajo formales y la aparición de cerca de 800 nuevas empresas en torno al ecosistema portuario. Sin embargo, se advierte sobre la necesidad de una capacitación intensiva de personal especializado para satisfacer esta demanda laboral.

“Sin duda celebro que Puerta Antioquia esté a punto de convertirse en una realidad, sin embargo, hoy, ni la Gobernación de Antioquia, ni el Occidente, ni el Urabá, tienen planificación de lo que va sucedes, después de la apertura del puerto”, dijo César Hernández Correa, planificador.

Según Hernández, el municipio de Turno no tiene POT (Plan de Ordenamiento Territorial) actualizado. Lo que tiene es una determinación como distrito portuario, sin embargo, no tiene reglamentación y normativa vigente, para poder asentar todos los fenómenos que va llevar la llegada del puerto, como la colocación de industria, vivienda y servicios.

La inversión total para este imponente proyecto asciende a 770 millones de dólares, con una concesión a 30 años que promete asegurar su operatividad a largo plazo.

El puerto estará ubicado en un terreno de 38 hectáreas, albergando áreas para contenedores refrigerados y secos, zonas de importación de automotores y bodegas para graneles sólidos.