Mal concierto de los desafinados músicos

Por: Álvaro Ramírez González

Un periodista deportivo veterano y serio como Hernán Peláez en la W Radio afirmó con total desparpajo:
“Por favor no enriquezcan más a los bancos con ese 4 por mil, ya tienen ¡demasiado dinero!”

¿Se imaginan lo que sintieron los millones de ciudadanos que escucharon semejante brutalidad?

No hubo mala fe en su equivocado comentario pero hizo un daño enorme.

El impuesto del 4×1000 lo recibe el Gobierno y nunca los bancos.
Es la ignorancia de Peláez la que lo pone a decir semejante barbaridad al aire.

Lo grave es que eso lo escuchan millones de personas que también desconocen el tema, pero se llenan de ira pensando que ese impuesto está enriqueciendo más a Sarmiento Ángulo, lo cual es totalmente errado.

Pero una parte muy importante de la prensa colombiana está desinformando y envenenando a propósito a los ciudadanos que los leen, los escuchan o los ven.

La prensa ya huérfana de mermelada en este gobierno Duque, está cometiendo unos abusos de desinformación gravísimos y sobre todo llenos de mala fe.

Esa mala actitud quebró a Semana, y a Noticias Uno, y tiene en situación crítica al Espectador, CM& y el Canal 1.

Por limitaciones de espacio voy a hablar de la W Radio.

Los escucho únicamente
para informarme de las noticias y para identificar la desinformación y los abusos de periodistas como Felix de Beodut y Yamid Palacios.

Anoche pasó en el Congreso la accidentada Reforma Tributaria que solo le puso impuestos nuevos a los Bancos.
Lo demás son correcciones y ajustes en favor del ciudadano del común.

Fue una “clavada” al amanecer a criterio de estos dos envenenados y malintencionados periodistas.
¿Qué tal la burda y equivocada interpretación?
¿No es eso casi terrorismo?

Entre risas y burlas ridiculizan al gobierno cada día, defienden y victimizan a los vándalos que destruyen, queman y bloquean, pero atacan al ESMAD como si fueran los culpables.

Ignoran al policía asesinado por los vándalos pero construyen un mártir de Dylan, un muchacho con una pavorosa carrera delincuencial.

Estában haciendo una gran bulla con las fosas comunes de Dabeiba intentado achacársela a la Policía, hasta que apareció la verdad que dice que es una fosa de muertos por las FARC.
Inmediatamente ¡abandonaron el tema!

Atendiendo opiniones de mamertos, atacan el Fracking como fieras, ignorando los estudios especializados que precisan las bondades económicas de ese Fracking y la manera de evitar daños al medio ambiente.

También te puede interesar: Reforma Tributaria obtiene el Si del Congreso

Esta desinformación sistemática de periodistas de izquierda, de salarios altos, vida cómoda y burguesa, está haciendo un daño enorme a la verdad y está fabricando toneladas diarias de combustible para atizar más el caos y la violencia.

Ante las miles de quejas que recibo de mis lectores, sobre la falta de verdad de la prensa, yo les digo que las redes nos abrieron el camino para informarnos bien.

No tenemos por qué ser víctimas y esclavos de esos malos, ignorantes, atrevidos y abusivos periodistas.

No tenemos por qué quedarnos a escuchar un mal concierto de unos músicos desafinados.

Hoy los colombianos somos más preparados, más informados y si se quiere más cultos.

Esa nueva Colombia se tiene que liberar de esos malos periodistas que nos deforman la verdad de los hechos.

No más conciertos de músicos malos.
No más leer, escuchar ni ver la mala prensa.

¡Las redes nos están liberando!
Manos a la obra colombianos, a difundir y viralizar nuestra protesta vetando y apagando el radio a los malos periodistas!

Related Posts

Leave a reply