a5

EN MEDELLÍN AFECTAMOS ESTRUCTURAS MULTICRIMEN, según información oficial desde el Comando de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Durante los dos primeros meses del año, el trabajo de las patrullas de vigilancia generó una importante reducción en 10 delitos de alto impacto en el distrito de Medellín, destacando la disminución del homicidio (-20%), secuestro (-83%), extorsión (-50%), hurto a personas (-22%), hurto a comercio (-60%), hurto a residencias (-24%) y hurto a bancos (-100%).

Además de la reducción de los delitos, en la ciudad se han obtenido los siguientes resultados operativos:

Capturas en flagrancia: 2.878

Capturas por orden judicial: 249

Incautación armas de fuego: 134

Recuperación de motocicletas: 381

Por otra parte, las actividades de inteligencia policial e investigacion criminal permitieron afectar estructuras delincuenciales del noroccidente y centrooriente de la ciudad.

La primera operación se desarrolló en el municipio de Rionegro y la Loma del Indio (Medellín), logrando las capturas de dos hombres conocidos como «Pelusa» y alias «Miyagui», quienes eran los cabecillas de segundo nivel de una estructura que afectaba

la tranquilidad de los habitantes de las comunas 8, 9 y 10 de la capital de Antioquia.

Sobre estos operativos, se refirió el Coronel Richard Fajardo, subcomandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá:

Estas personas fueron dejadas a disposicion de la Fiscalía General de la Nación por concierto para delinquir agravado.

«Pelusa» residía en una finca de Rionegro, lugar hasta el que llegaron comandos de la Policía Nacional, quienes mediante diligencia de registro y allanamiento materializaron la captura e incuataron 1 arma de fuego tipo revolver calibre 38, 3 equipos móviles y 6 memorias; según las investigaciones, era el encargado de la administración del dinero de la estructura delincuencial, producto de actividades criminales como homicidios, desplazamientos forzados y extorsiones; entre otros.

Por su parte, «Miyagui» fue capturado al interior de una urbanización ubicada en la comuna 14 de Medellín, y sería el responsable de administrar el tráfico local de estupefacientes en todos los sectores de injerencia de la estructura, además de la venta ilegal de lotes en la comuna 9.