Corrupción y democracia

Por: Armando Estrada Villa

La Encuesta de Cultura Política 2021 del Dane revela la opinión de los colombianos sobre el nivel de corrupción en instituciones públicas y privadas y sobre el funcionamiento y resultado de la democracia, opinión que llama a la reflexión de nuestra dirigencia política y económica. Debe destacarse que es la encuesta con mayor muestra y más amplia cobertura que se hace en Colombia, pues tiene 38.805 encuestados mayores de 18 años, distribuidos en 28.107 en cabeceras municipales y 7.698 en centros poblados y rural disperso.

Sobre corrupción se preguntó a los encuestados: ¿Cuál considera es el nivel de corrupción de los siguientes grupo o actores? La respuesta tenía las siguientes cuatro opciones: Nada corrupto. Ni alta ni baja medida. Es muy corrupto. No sabe / no informa. Por ser la respuesta más llamativa la calificación “Muy corrupto”, se presenta a continuación para los siguientes grupos o actores: el gobierno nacional es muy corrupto para 71 % de los encuestados; el gobierno departamental, para 66,2 %; el gobierno municipal, para 65,8 %; los gremios, empresas u organizaciones privadas, para 53,6 %; los órganos de control, para 59,3 %; el Congreso, para 75,6 %; la rama judicial, para 65,9 %, y el 68 % de los encuestados considera que ha aumentado.

En todas las encuestas aparece la corrupción como el primer o segundo problema del país, la ventaja de esta es que ofrece distintas opciones al encuestado y ubica el grado de corrupción en las distintas instituciones publicas y en el sector privado. Por eso, la corrupción es tema clave en la presente campaña electoral, al que se refieren los dos candidatos, con la diferencia de que uno de ellos tiene un discurso fuerte, pero lo que propone ya está contemplado en la legislación, y lo que el otro candidato procura es una medida indispensable contra los corruptos: la protección física y laboral de los denunciantes de hechos corruptos aptos para ser investigados y castigados. Queda faltando la prohibición de contratar con el Estado a quienes realicen aportes a las campañas electorales. Con las normas que tenemos y estas dos medidas, se tendría un completo estatuto anticorrupción.

Sobre el funcionamiento y resultado de la democracia, las respuestas más interesantes fueron las siguientes: el 55,6 % de las personas encuestadas considera que Colombia es un país “medianamente democrático”, 23,4 % estima que es un país democrático y 19,1 % cree que el país no es democrático; 52,2 % está muy insatisfecho con la forma como funciona la democracia, 34,4 % se percibe como “ni satisfecho ni insatisfecho” y 14,4 % se siente muy satisfecho. Así, la encuesta devela que solo el 23,4 % de los colombianos considera que somos un país democrático y el 52,2 % está insatisfecho con la democracia.

Si nos preguntamos por qué la mayoría de los colombianos tiene tan mala opinión de la democracia y se siente insatisfecha con ella, la respuesta pasa por la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la baja calidad de parte importante del liderazgo político, la inseguridad, el desempleo, en fin, la falta de oportunidades. Y debe tenerse presente que una democracia de calidad depende de la forma como los ciudadanos manifiesten su satisfacción o insatisfacción con el funcionamiento y los resultados de ella. Y entre nosotros la insatisfacción es evidente. El reto es fortalecer la democracia para reducir la pobreza, la desigualdad y la corrupción y así procurar un mejor nivel de vida a todos los colombianos 

Get in Touch

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Articulos Relacionados

spot_img
spot_img

Últimas Noticias